COMBATE AL COMERCIO INFORMAL DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS

El pasado mes de junio de 2015, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Consejo Coordinador Empresarial, anunciaron un acuerdo de colaboración para combatir el mercado ilegal de todo tipo de vinos, licores y bebidas alcohólicas en México.

En México, las ventas totales de bebidas alcohólicas durante el 2014 ascendieron a 475 mil millones de pesos. Ese año, los mexicanos consumieron 254 millones de litros de bebidas alcohólicas, 3.3 % más que en 2013. El 69% fue en cerveza. Se vendieron 327 mil millones de pesos. 24% en bebidas destiladas de alta graduación alcohólica, como Tequila, Ron, Brandy, Whisky, Ginebra y Mezcal. Se vendieron 112 mil millones en estos productos en 2014. 5% en vinos de mesa, con ventas de 26 mil millones de pesos. 1.8% en bebidas alcohólicas preparada, lo que representa 9 mil millones de pesos en ventas y el 0.2% restante en sidras, con ventas de 7 millones de pesos. La recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPES) de bebidas alcohólicas, sin incluir cerveza, en los últimos 5 años, ascendió a 43 mil millones de pesos, pero, la venta ilegal de tequilas, vinos y licores en México generó pérdidas por 6 mil 300 millones de pesos en el 2014.

De ahí que ambas partes, conscientes de que en México y en gran parte del mundo, circulan bebidas alcohólicas ilegales o sea adulteradas y falsas, que indudablemente afectan no sólo a la salud de los consumidores, sino directamente a la recaudación del IEPS, han acordado frenar o disminuir al menos dicha práctica ilegal. Para combatir la venta ilegal bebidas alcohólicas, a partir de ahora las etiquetas o marbetes de las botellas del 2014 en adelante, tienen un código QR, el cual puede ser leído con cualquier teléfono inteligente para saber si la bebida es auténtica o ilegal. Es necesario bajar una aplicación gratuita al teléfono, acercar la botella a su celular y en ese momento, usted conocerá si esa bebida es legal o no.

El marbete es el signo distintivo de control fiscal y sanitario que se adhiere a los envases que contengan bebidas alcohólicas, tanto en la producción nacional como de importación. En el 2013, el total del volumen de ventas de bebidas alcohólicas rebasó los 432 millones de litros, en promedio 5.02 litros por persona al año. Se estima que el 43%, es decir, 186 millones se comercializaron en México en el mercado ilegal, mientras que a nivel mundial la cifra alcanza el 28%.

Las autoridades estiman que un tercio del mercado se mueve en la ilegalidad, lo que representa al menos 6 mil millones de pesos en términos de recaudación. De acuerdo con los avances los nuevos marbetes, elaborados por los Talleres de Impresión de Estampillas y Valores, de la Tesorería de la Federación, contienen medidas de seguridad similares a los del papel moneda y traen integrado un código de barras bidimensional que puede ser escaneado o leído con teléfonos inteligentes y tablets, para conocer toda la información relacionada con el producto.

La información que proporcionan los nuevos marbetes, los cuales están impresos en papel seguridad y también contienen los logotipos de Hacienda y del Servicio de Administración Tributaria en relieve sensible al tacto, garantiza que las bebidas son auténticas y cumplen con todas las normas, incluidas las sanitarias y fiscales. Además, la información contenida en los marbetes adheridos a las botellas, ayuda a las autoridades hacendarias a concentrar la labor de fiscalización contra quienes venden productos apócrifos o ilegales. Y en ejecución de ese Plan de acción, las autoridades federales han iniciado una campaña para verificar el cumplimiento de las obligaciones respecto del IEPS, destacando entre ellas el que los contribuyentes que enajenen al público en general bebidas alcohólicas para su consumo en el mismo lugar o establecimiento en el que se enajenen, deberán destruir los envases que las contenían, inmediatamente después de que se haya agotado su contenido (Artículo 19 fracción XVIII de la Ley del Impuesto Especial de Producción y Servicios). O bien optar por destruir los envases vacíos de manera semanal pero debiendo realizar la destrucción el mismo día de cada semana.

Si eligen esta opción deberán raspar la etiqueta, la contraetiqueta y el marbete, que estén adheridos a los envases vacíos que se vayan a destruir, en el momento en que se cierren las operaciones del día, registrando el número de folio de los marbetes que se raspen. Asimismo, deberán conservar, y en su caso, proporcionar a las autoridades fiscales, cuando éstas así lo requieran, la información que corresponda al número de envases destruidos, así como al número de folio de los marbetes que hayan sido raspados (Artículo 17 del Reglamento de la Ley del Impuesto Especial de Producción y Servicios).

En caso de incumplimiento se comete la infracción conforme el artículo 86-A fracción IV del Código Fiscal de la Federación que genera una multa que va de $30.00 a $90.00 por cada envase vacío no destruido, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 86-B fracción IV del aludido Código Fiscal. A primera vista pudiera parecer que el monto de la sanción es leve, atendiendo si son pocas las botellas no destruidas y que sean descubiertas por las autoridades en ejercicio de sus facultades de comprobación, como lo están haciendo actualmente, pues con pagar la multa los infractores piensan que se acabó el problema. Al contrario, el cubrir el pago de las multas aceptando haber incurrido en la infracción, los pone en gran peligro, pues si persisten en la conducta infractora y son descubiertos por las autoridades por segunda ocasión, los vuelve reincidentes y entonces conforme el último párrafo del artículo 86-B antes citado, la sanción será la clausura del negocio de 3 a 15 días.

Reitero, el Plan conjunto se está ejecutando en cumplimiento a lo acordado por las autoridades y el Consejo Coordinador Empresarial, con un doble fin: control sanitario y fiscal, que abata en gran medida con la informalidad que priva en este sector de las bebidas alcohólicas.

L.D. Carlos Javier Caamal Polanco
Presidente de la Asociación Nacional De Especialistas Fiscales,
Delegación Yucatán.