Segundo Mito Fiscal: Cuentas de cheques

Siguiendo con la entrega de los denominados mitos fiscales, toca el turno al segundo y que tiene que ver con las denominadas cuentas de cheques. Por increíble que sea hoy en día aun se escuchan las siguientes “asesorías”: “ Abre dos cuentas de cheques, en una declaras lo que facturas y en la otra deposita lo que cobres sin facturar y en efectivo. Así tenemos una chequera fiscal y otra de carácter personal.”

Tal “asesoría” o creencia generalizada resulta más falsa como que como que sólo hay cuatrocientos enfermos de chikungunya en el Estado de Yucatán. Sin embargo  es una creencia con que todavía algunas personas dizque contadores y asesores  engañan a sus clientes.

El fisco, damas y caballeros, conoce todos nuestros ingresos que pasan por el sistema financiero, llámese Bancos, Cajas de Ahorro, incluso las remesas de dinero que se envían a México, y los depósitos que manejan las tiendas como Elekra, Coopel, Oxxos, ya sea en efectivo, en cheques, transferencias, monederos electrónicos.

Todo lo sabe y en el caso que nos ocupa, tiene que ver con lo instrumentos que las personas físicas y jurídicas necesitan abrir para depositar el producto de su actividad civil o mercantil, que son precisamente las denominadas cuentas de cheques. A través de la apertura de esta cuenta, el Fisco ejerce una de las principales facultades de revisión, cuando practica una auditoría, y es precisamente lo que en el argot de las revisiones conocemos como compulsas a la Comisión Nacional Bancaria.

Esta autoridad de conformidad con los estatutos que la rigen no puede oponerse a las autoridades fiscales a proporcionar la información acerca de los estados de cuentas bancarias de los contribuyentes que le soliciten, ni alegando el famoso secreto bancario que hoy es otro mito derrumbado.

Así que a través de esta simple mecánica la autoridad puede conocer todo lo que esté depositado en las cuenta de cheques sin distinguir la denominación con que se les llame. Además de que si en ella se reporta alguna operación relevante o inusual, las mismas instituciones bancarias, mediante declaraciones informativas, se encargarán de avisar al Servicio de Administración Tributaria, para que tomen cartas en el asunto.

Así que no se vayan con la finta, NO existen cuentas personales y fiscales, todas las cuentas de cheques son fiscalizables y, por ende, susceptibles de revisión. De ahí que el fisco válidamente puede exigirnos aclarar el origen de lo que ahí depositemos, y si no logramos desvirtuar o aclarar, se considerarán ingresos por los cuales no pagamos contribuciones, de ahí la importancia de dar a conocer esta realidad actual que ha superado al viejo mito.

Para concluir, otros dirán con que no deposites tus ingresos al sistema financiero nadie se va a enterar, es decir, mételo bajo tu colchón y allí estará más seguro, déjeme decirlo que hoy en día con la ola de robos a casa habitación de la cual ni el Estado más seguro se salva, su dinero no estará a salvo, pues el nuevo sistema penal acusatorio y oral que trae consigo la famosa “puerta giratoria”, motiva más al robo y otros delitos sabedores que siempre y cuando no cometan delito grave no pisarán la cárcel.

L.D. Carlos Javier Caamal Polanco

Presidente de la Asociación Nacional de

Especialistas Fiscales, Delegación, Yucatán